Una iniciativa de:
Con la colaboración de:

¿Cómo detectar
una emergencia?

La víctima de la parada cardiaca súbita pierde en primer lugar el pulso, luego el conocimiento y, finalmente, la capacidad de respirar. En cuestión de segundos la persona colapsa y se cae inanimada.

Para saber si la persona se encuentra en parada cardiorrespiratoria debemos acercarnos a ella tocarle en el cuerpo o en la cara e intentar despertarle. Si no responde nos acercamos a su boca para sentir si respira, si no verificamos el flujo de aire, la persona está en parada cardiaca y debemos iniciar el tratamiento, activando de inmediato la cadena de supervivencia.